22

Como se inclina el caos al orden matemático
florece el reconcomio de la igualdad, marchito
y acerbo en cenicientas campiñas de injusticias,
asimismo se invoca a la supremacía

con la modestia amena como muda lactancia
en las ferias del lapsus cual Mara del filósofo.
Pues, lo bueno y lo malo no solo es relativo
también es cual lo cierto y lo que debe ser.

Y así, ¿no es natural depravarse in extremis
en cuanta vanidad y en cuanta fechoría
que se nos atraviese?, ¡borrar imperfecciones!

Nuestro ego es como una hija angélica y bucólica,
la reina de las criptas, la vaca y la ternera
que nos muestra el pudor de la razón humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s