72

En un tétrico sueño te vislumbro,
culmen de una divina vanagloria,
descendiendo noctámbula en el mundo,
lo cual es un residuo del sistema.

En un tétrico sueño te contemplo
por tus principios toda desahuciada
y te curas con íntimas sonrisas
creyéndote así la ama de la hipnosis.

Y luego, mientras te hundes, pataleas
sobre la urbanidad y el galanteo…
incolora, cohibida y derrotada,

y como cruentos canes del averno
zurces en tu malsano corazón
cuantos besos y juetes fantasmales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s