73

Y no puedo observarte
sin ver detrás de ti
una legión de amantes
o canas cataratas;

y no puedo observarte
sin ver detrás de ti
sangrientas tempestades
o ese burlón olvido.

Y yo escancio tu rabia
en cuanto corazón
asesino y necrófago;

y fumo telarañas
de los abismos psíquicos
arrepticio e insaciable.

Un comentario en “73”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s