84

Maniacodepresivos son los besos,
un sanguinario relámpago son,
y son los besos sadomasoquistas,
cual el llanto sin lágrimas son estos;

son cual catar un vacío perfume
o como un paroxismo todo etéreo,
y son como un labial canibalismo,
como una cacería lingual son.

Como el presentimiento más rosáceo,
como la inspiración o el argumento
o como tibia paranoia son;

y son como una infecta candidez,
como el ensueño de la confusión,
un banquete insaboro son los besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s