8

El deseo sublima las cosas en la mente
y las merma y las seca la inercia y la apatía;
los deseos ajenos, adrede o no, nos juzgan,
y se puede juzgar cuando no se desea,

sea que no se juzgue por descuido u omisión;
el deseo es un juez de indirecta sentencia,
afín al subterfugio y que la objeción veda,
ergo, es supervivencia emulando hedonismo.

El deseo nos hace esclavos dependientes
y también nos enseña que es la incompletitud,
y nos hace creer que es placer el alivio;

el deseo proviene de la mente y del mundo,
de no ser congruentes con el mundo y la mente,
los cuales son absurdos por males digestivos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s