Archivo de la etiqueta: escritores

5

Emerge mi silueta longilínea
de abismos sempiternos y de lágrimas;
suspiro voluptuoso, hijo de eones,
chisporroteas triángulos ilógicos.

¡Oh!, arrechera insaciada, florilegios
de asexuales y de huérfanas lolitas;
me harto de aqueste cáliz los delirios
de grandeza femíneos, poeta.

Y canos mis cabellos se diluyen
en tóxicas humaredas venéreas,
cual si un grano de arena el mar secara;

y siento mis vivencias cinemáticas,
ardiendo en mi interior ya fluorescentes;
callar de laberintos y escorpión.

4

Gula sexual que fluyes ya maníaca
y como un mar de soledad nos unes
y disocias, por votos tan comunes
de dignidad suprema y demoníaca.

Es el sexo la meca del juzgado
y de la historia humana, del amor,
burdel de lo inferior, del desamor;
es una némesis inanimada.

Es el sexo argumento y coyuntura,
Inevitablemente vacuo e inmundo
y de la creación, caligrafía.

La tragedia hormonal, la arquitectura
genética y ancestral de nuestro mundo;
quid de la humanidad, filosofía.

3

Deseo dilatar tus celos todos
como magma quimérico y vengarme;
ignorar el total, sexualizarme,
ser mi alter ego y devorar los cielos.

Hosca, prender inciensos de rechazos
y caminar maldita sobre alfombras
de trancas disecadas, de entre sombras,
toda ojerosa, estéril y en pedazos.

Y ser la causa universal…y la única,
del régimen voraz, masturbatorio,
y ser el numen cruel, con halo y todo;

y, similar a un agujero negro,
realidades y mundos triturar;
— vesania e insania: fálicos elixires —.

2

Veleidad silenciosa y rojo amargo:
manzana milenaria y venenosa,
del árbol más excelso, vagarosa,
caíste, despertando del letargo.

Prisionera en egregios monasterios
y acuciosa de altivas carcajadas,
de un clúster de repulsas so sagradas
y de ser virgen de altos ministerios.

Zumo de celos, kármica, agrietada,
y a saber, que sus másculos amantes
en artes amatorias son España.

¡Oh!, inexistencia vacua y profanada,
coagulados retiros disonantes,
vacío insatisfecho y agria compaña.

1

Observo el pénsil cósmico, ya onírico,
con ramilletes de ácidos relámpagos
y orgías de algodón; sermón nocturno,
nonata arenga y celestial juguete.

Observo en estas noches anacrónicas
secuencias delusorias de un pasado,
como un vergel de vidas marchitadas,
ya luengo y cano como la calígine.

Y aquesta algarabía astral, estática,
toda fractal, espesa y hundida en ella,
y en mis blancas pupilas estancada;

y aquestos deja vú de matemáticas
en mi amnesia bosquejan negros soles
por aquesta diatriba so azufrada.